viernes, 12 de diciembre de 2008

blogs muertos

Los blogs son una de las cosas mas buena onda que existen en la red -junto a youtube y torrents-, uno puede leer miles de boberas y cosas interesantes y dramas personales y posturas políticas y, y, y... casi siempre de gente que no es pagada por escribir, lo cual le da el riquisimo sabor de lo autónomo y lo que no esta sujeto a las horrendas leyes del asqueroso capitalismo.

Todo bien hasta ahí, pero siempre hay esos blogs que uno linkea o agrega a sus favoritos y que de un post a otro fallecen irremediablemente.

Cómo? Por que un blog muere? y si esta muerto, por que no desaparece de la tierra de internet?

El autor, movido por quien sabe que oscuros pensamientos simplemente deja de postear y deja a sus fans para que entren una y otra vez durante varios meses con la ilusoria esperanza de un nuevo post (a veces hasta he pensado que el autor mismo ha muerto... por cierto, que pasa con un blog si el autor se muere? blogger nos hace favor de poner un anuncio???)

Mi amigo Elias, por ejemplo, tuvo la decencia de matar sus blogs en un acto horriblemente cruel y desaparecerlos de la faz de la web, como si hubiera completado el ritual de darles sacrosanta sepultura. Por lo menos así no mantiene viva la esperanza...

Ha de pasar algo similar con los correos... todas las personas que conozco tienen abierto un correo que abrieron con fines sospechosos, olvidaron la contraseña y nunca volvieron a usar... pobres cajas virtuales incapaces siquiera de acumular polvo...

Y luego están otros blogs... aquellos que parecen estar en estado de coma... meses vacíos de un poco de ciudado, hasta que milagrosamente mueven un dedo o parpadean con un brevisimo pero esperanzador post que genera algunos comentarios de la familia de bloggers que observa obsesiva al paciente... y luego, el letargo regresa.

Blogs enfermos, blogs muertos, blogs recién nacidos, blogs abortados, blogs longevos y sabios, blogs inmaduros, blogs insommes...





(como me gusta el señor blogspot)

4 comentarios:

AnaCess dijo...

Ay sí. Yo amo a ese señor. Ya son cuatro largos años...creo...mucho tiempo...
¿Sabes que me encanta del blog? Cuando ese pensamiento que me parecía la genialidad más genial en meses pasa a ser una cifra más en el digitalismo de la blogosfera; eso, es un buen paro.
Jamás podría matar a mi blog.

Violeta Vázquez-Rojas dijo...

los blogs también se van de vacaciones. por cierto, cuando un bloggero muere, ahi queda su blog. a lo mejor, si un pariente o amigo cercano tiene acceso, publica una notita. pero por lo general quedan ahi suspendidos, semi-eternos, hasta que un viento de blogósfera los borre. lo mismo pasa con los jaifai, los facebook. se quedan las fotitos, los comments. alguna vez quise escribirle correos a mi amiga cristiana, pensando que a lo mejor los podía recibir.

no hay internet en el cielo. el cielo es internet.

Saik dijo...

La experiencia de tener un blog ha sido de lo más interesante. Desde tener una idea hasta cómo cambia al estar aplicada. El gran problema y ventaja es que sea tan fácil abrirlos. Algunos son sólo pruebas o nacen con fecha de caducidad lista aunque inconciente.
Al mio le anda siendo difícil la falta de atención. Quien sabe cual de todos esos tipos de blog sea. ¡Visítenlo!

También me pasa lo de los correos. Esa dirección vieja que guarda el misterio y esperanza de si fue abandonada o todavía llegan por ahí.

Larisa Escobedo dijo...

gracias amigos por bloggear. me hacen sentir menos abandonadad.

Por cierto, saik, yo si visito a homo alterno...