martes, 9 de diciembre de 2008

llamada nocturna

ayer estaba profundamente dormida. No tengo idea de la hora pero sonó el teléfono y me desperté sacadisima de onda. Ella dijo: es mi terapeuta.

Me volví a dormir. Entonces aparecí en el nuevo museo de la UNAM y una de las obras era un teléfono negro antiguo en el centro de la sala. La obra consistía en que cada determinado tiempo el teléfono sonaba y el espectador podía tener una sesión de psicoanálisis live.

Me encanto esa pieza. Ojala algún día logre hacerla.

1 comentario:

AnaCess dijo...

Ojalá...y yo prometo ser espectadora muy activa.