viernes, 10 de julio de 2009

ver llover.

en realidad no es que me guste ver llover.

me gusta oír.

me gustan los truenos y el viento azotándolo todo. la tormenta sobre mi. y me gusta cuando a media noche, la tormenta comienza a pasar y todavía se oye agua cayendo como fuga en lavadero y los grillos y las cigarras comienzan a gritarse unos a otras que ya pueden salir de sus escondites de hojas y tronquitos.

secretamente me gusta viajar de noche y que llueva. es peligroso y da miedo, pero es la manera en que siento que estoy mas lejos. solo llueve de noche en carretera cuando uno va a un lugar desconocido. las curvas y las luces de los autos. el ruido que no permite hablar.

mi actividad favorita en la regadera no es cantar. ese es un extraño cliche que no entiendo bien. nunca me he bañado con alguien que cante. pero tampoco me he bañado con tanta gente como para afirmar que la mayoría no cantan. a mi se me imagina que es una de las fantasías mas extravagantes de algun director barato de hollywood.

decía, que no canto en la regadera. pero si escucho. taparse los oídos bajo el chorro caliente de agua sobre la cabeza. cerrar los ojos. regresar a la carretera.

viajar sin moverme.

el rastro de la lluvia se guarda en el jabón.

2 comentarios:

Las Horas dijo...

Me gusta ver llover, pero me pone nostágico, creo que después de todo me gusta estar nostálgico... me parece que debo de quitarme esas conductas medio autodestructivas dentro de mí, no sé si eso será un cliché.
Yo no canto en la regadera, no sé de alguien que realmente lo haga, pero me agrada la idea, un tiempo tarareaba cualquier tontería en la regadera, ahora me dedico a pensar en cualquier cosa, después me entra un poco el remordimiento por pasar mucho tiempo bajo el agua pensando cosas que quizá nunca llegarán a concretarse. Apenas me dijeron que no piense mucho, que pensar terminará por destruirme, que realmente no sirve de nada. Es probsble que no sirva si es que no se concreta en algo, pero en mí, creo que no pasa nada...

satanas redimido dijo...

escucha el trueno, es el eco de dios
que lo escucharon los padres de tus abuelos y ahora lo escuchas tu
escucha el chasquido del agua, el sonido que ha escuchado la creacion al nacer,
escucha el brio del viento menos anciano que tu alma,
el mas joven tan joven como tu aliento que ha muerto ya,...

vulatea