martes, 8 de diciembre de 2009

Para ser artista no es necesario tener talento.

Ni tampoco es necesario estudiar una carrera de arte.

Para ser artista se requieren ciertas convicciones.

Una de ellas -probablemente la principal- es esa de que el arte tiene poder.

Otra es que ese poder esta dentro y que solo puede salir en forma de imagen.

El poder del arte es un poder transformador que no es descriptible ni mesurable, pero que existe.

Es un poder invisible. Curativo la mayor parte de las veces. Relacional.

Es un poder inmenso. Una caja de pandora.

Sin embargo, los artistas sabemos que apesar de que el arte es muy poderoso, es infinitamente menor que su hermano gemelo: EL AMOR.



Por eso es que el pensamiento espiritual centra sus poderes en ambos hermanos: el amor y el arte.

3 comentarios:

Las Horas dijo...

Cierto, el amor y el arte son hermanos, a la vez creo que ambos son pulsión, son creación y destrucción, no podría definirlo con palabras. Pero lo que sí tengo muy en cuenta es que para ser artista ese sentimiento creador, esa pulsión, esa necesidad, todo ello es constante, es una dependencia con la cual después no se puede vivir sin mostrarse o proyectarse, si se vive con la contención entonces se enloquece, siempre debe externarse aquello que nos mueve.

Saludos.

BastianRouge dijo...

Mmmmm....No estoy de acuerdo. Por supuesto que se necesita talento. El arte es un idioma para mi. Tú, artista, quieres decir algo por medio del Arte, entonces necesitas dominar, saber el idioma con el que te estas comunicando. Para eso necesitas TALENTO y conocimiento. ¿no? Claro, tambien Amor.

Guergana Tzatchkov dijo...

pero ahora estamos en la posmodernidad.

es mucho más fácil. para ser artista solo basta creer que se es artista. nada más.