sábado, 13 de marzo de 2010

Historias del metrobus...

Ayer el metrobus estaba HASTA SU MADRESISIMA. Como pocos días... y eso que siempre esta hasta la madre. Hordas de gente entraban en cada parada. Y salir parecía imposible. I M P O S I B L E.

Por supuesto que yo iba en la parte delantera. Con las mujeres, los ancianos y los ninhos.  Pero sobre todo eran mujeres. Decenas de ellas se apretaban unas contra otras para poder llegar a sus trabajos y a sus casas. Yo iba a una cantina.

El caso es que al acercarme a mi parada, empece estrategicamente a acercarme a la puerta y quede mas o menos en frente una parada antes de bajarme. Todas hacían la misma estrategia y una chica que también bajaba quedo justo adelante de mi.

Era una chica como de 19 o 20. Alternativa, pelo muy corto. Yo estoy enana, pero ella era casi un hobbit. El caso es que estaba lindisima la mujer. Y su espalda quedo aplastada contra mi cuerpo. Su cuello quedaba en mi boca. Y su oreja.

Por supuesto que yo me apretaba contra ella lo mas que podía. Moría por besar su oreja. Y por supuesto que a ella no le parecía incomodo porque como es la sección de mujeres nadie puede dar el arrimon mal intencionado.

Entonces pense en lo represivas que son ese tipo de políticas quesque de genero. Separar hombres de mujeres tiene por objetivo hacer cuerpos asexuados. O sea, estoy de acuerdo en que los hombres abusan y a la menor provocación están embarrando el camarón. Pero QUE si una quisiera que se lo embarraran. Al final, esta política "feminista" acaba siendo una estrategia mas del poder para controlar los cuerpos. Una estrategia biopolitica.

Pero no considera que lo homoerótico escapa de esas normatividades.

O sea que al final esas políticas solo benefician a mujeres lujuriosas como yo que disfrutan apretadas contra los cuerpos de decenas de mujeres. Dios mio que calentura.


...



Ahora si ya me la mame haciendo un post de "la vieja sucia". Y ademas de todo justificándolo con un choro queer... que divertido es subirse al metrobus!

10 comentarios:

Lisa dijo...

hijole mana.... ahora entiendo porque cada vez insistes mas en tomar transporte publico... ya me preguntaba que porque preferias ir en metrobus que en el coche conmigo... diciendome ¨no mi amor, mejor me voy en metrobus y te alcanzo ahi¨
invitame al metrobus!!!!! andale si????

Larisa Escobedo dijo...

jijiji... viva el transporte publico!

Runny Yoke dijo...

que peso? la=s mujeres tiene que ir atraz en al metrobus?


Mi estrategia feminista es que los hombres esten mejor entrenados pa' respetarnos

Larisa Escobedo dijo...

no atras... adelante!

Larisa Escobedo dijo...

y las mujeres tambien tenemos que respetar a las mujeres??? jejeje!

Larisa Escobedo dijo...

soy una puerca. perdon.

Guergana Tzatchkov dijo...

jajaja. excelente.

Las Horas dijo...

jajajajajaja ay Lars, pues sí, que se disfrute... pero uno... ¿cómo nos arriman el camarón?... pffff

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo: eres una puerca

Dermografismo puro dijo...

El estrujón del metro/bus tiene su saborcillo, lo que no tiene madre es que en medio de ese acalorado ambiente alguien se de el lujo de lanzar un "pedo anónimo" y que te lo tengas que fumar durante todo el trayecto entre una parada y otra!!!